Un nuevo y diferente curso escolar

Dentro de escasas fechas comenzará un nuevo curso escolar en Binéfar. De hecho, la semana próxima los profesores tendrán que comenzar a preparar el mismo.
Sin embargo, éste será un curso distinto porque ya no estará en el Instituto de Binéfar un profesor de esos que dejan huella. Francisco Garreta, mucho más conocido como "Donpaco", se jubila.
Me parece muy interesante colgar varias cartas escritas con motivo de esta noticia. Por un lado, la carta de Don Paco a sus alumnos y a sus colegas; y una réplica de un compañero suyo, Eladio Romero.
CARTA DE DONPACO A LOS ALUMNOS
El curso toca a su fin. Unos volverán y otros, como es mi caso, no volverán a reiniciar las clases el próximo mes de septiembre.
Han sido muchos años dedicados a la docencia y creo que ha llegado la hora de jubilarme.
Ante la imposibildad de depedirme de todos/as quiero personificar en vosotros/as a todos los alumnos/as que a lo largo de cuarenta años han recibido mi tarea educativa y formativa en Binéfar.
Quiero daros las GRACIAS, a través de este comunicado, de los momentos tan agradables que me habéis hecho pasar a lo largo de estos años, y si en algo os he podido fallar, os pido disculpas.
Os deseo que en la larga vida que aún tenéis por delante prime la verdad, el trabajo día a día, la puntualidad, la solidaridad y ante todo que seáis PERSONAS con todo lo que lleva implícito esta palabra.
Desde la alegría, desde la nostalgia y desde el corazón:
HASTA SIEMPRE
UN AMIGO
CARTA DE DONPACO A LOS COLEGAS
A punto de finalizar mi carrera como docente y después de muchos años en el IES "Sierra de San Quílez", estimo obligado que estas palabras de despedida sirvan para expresar mi gratitud al Claustro de Profesores y al resto de la Comunidad Escolar por su confianza ininterrumpida a lo largo de este periodo de tiempo.
Mi agradecimiento a todos cuantos de un modo directo o indirecto, desde la colaboración y la amistad me han ayudado a ejercer esta profesión tan digna y por desgracia tan poco reconocida como es la DOCENCIA.
Me voy contento y honrado porque he podido adquirir un caudal de conocimientos, un capital de experiencias y una acumulación de relaciones personales que son un privilegio que me llevo, junto con la memoria que me servirá para repensar, revivir y recrear.
Desde la alegría, desde la nostalgia y desde el corazón:
HASTA SIEMPRE.
Donpaco
DONPACO SE JUBILA
El profesor de Geografía e Historia Francisco Garreta Larroy, Donpaco, se jubila. Y lo hace tras una dilatada carrera docente que le ha llevado a enseñar a varias generaciones de españoles desde Matemáticas hasta Historia, pasando por Geografía, Urbanidad y, sobre todo, a comprender la realidad cotidiana.
Donpaco es persona saludable, de un mirar un poco ido, gesto afable y voz en eterno carraspeo, aunque lastrada de mucha serenidad. Me gustaría haber sido alumno suyo solamente por poder escucharle cómo explica, siempre de acuerdo con su peculiar manera, la problemática del agua en Aragón o los métodos de momificación de los antiguos egipcios.
Donpaco vino al mundo en 1948, el año en que se fundó el Estado de Israel o Yugoslavia se divorció de la URSS. Él afirma no haber tenido nada que ver con esos hechos, pero yo no estaría tan seguro. De todas formas, todo esto suena un poco a Viejo Testamento, aunque pienso que peor sería no contarlo.

- ¿Se siente viejo, Donpaco?
- No, yo no. Pero eso hay que disimularlo para que la gente no lo tome a mal.
Ahora, Donpaco nos deja para tomarse un largo y merecido descanso que le llevará a leer sin mesura todo aquello que no pudo, pintar hasta la extenuación, viajar hasta donde no le dejaron, charlar con los amigos y disfrutar de su familia de forma más intensa.
Nosotros, simplemente, le pedimos, le suplicamos, que de vez en cuando vuelva al instituto para contarnos aquellas experiencias como maestro de reclutas, concejal en Binéfar o profesor del IES.
Donpaco, disfruta, pero no te olvides de nosotros.
Siempre te necesitaremos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un profesor al que siempre recordaré.

Espero que disfrute ahora de su jubilación.

Manuel dijo...

Siempre he admirado la labor de los profesores, tal vez porque tengo a uno en casa, y se lo que es llegar histérico al final del día, o tal vez porque yo también he tenido la ocasión de hacer mis pinitos como "profesor", y he visto lo complicado y a la vez agardecido que es llegar a los alumnos.

Nunca tuve la ocasión de ir a clase con Paco, pero por lo que he oído y por las historias que se cuentan de él, tengo claro que ha sido una lástima.

Pues nada, ahora a disfrutar de una merecida jubilación, que 40 años son muchos años, aunque sea algo que te apasione. Si quiere que llame a mi padre y que se vayan a tomar unas cañas ;)